sábado, 17 de abril de 2010

Tiren. Empujen. Os abriran puertas.

Holas.

Con esas dos simples palabras, podréis ir muy lejos.

Os encotraís con un obstáculo, una puerta. ¿Cómo traspasarla?. Os acercáis, quizás con miedo, quizás con ilusión hacía lo desconocido, quizás con expectativas, quizás con esperanzas... ¿Qué ocurrirá?... ¿Qué habrá al otro lado?.

Lo desconoces. Pero te sigues aproximando. Agarras el pomo de la puerta. Lees lo que pone en dicha puerta. Tiren o empujen. Tú realizas la acción que has leído. Y la puerta se abre.

¿Qué encontraras al otro lado?. ¿Se realizaran tus sueños?. Tendrás que traspasar la puerta que acabas de abrir para saberlo.

Quizás no te lleve a ninguna parte, quizás te lleve donde siempre has deseado ir, o quizás te lleve a un sitio del que querrías huir. No importa. Tú ya has realizado lo que tenias que hacer. Abrir la puerta. Ahora te enfrentaras a lo que hay detrás de la puerta. Has tenido el valor de abrirla. Sí lo que encuentras dentro te gusta, estupendo, pero sin embargo sí lo que encuentras dentro no te gusta, simplemente da media vuelta, cierra esa puerta y busca otra puerta.

También existe un dicho que cuando una puerta se cierra, una ventana se abre. Quizás simplemente mirando lo que hay detrás de la ventana te sirva; pero sino es así, lo que dije antes, buscate una nueva puerta, y prueba de nuevo. No te rindas.

Este escrito es para animarme a mi mismo. No quiero rendirme.

No hay comentarios: