domingo, 14 de noviembre de 2010

Anécdotas de mi Infancia. 2

Holas.

          Hoy voy a recordar un momento épico de mi infancia, fijaros si es épico que no lo he olvidado a pesar de la cantidad de años que han transcurrido desde ese "ucronico" hecho que pudo cambiar mi vida y por ende, la historia de la humanidad.


       Era yo un niño pequeño, muy pequeño, yo iba a primero de parvulines, y por una razón que luego contaré realicé mis primeras "peñas", mis primeros "novillos", si fue cuando empecé a ser "malo, malote"... bien... parvulines estaba muy cerca de casa, por lo que iba a clase acompañado de mi hermano mayor y un amigo,... pero algo "ocurrió" durante el camino, algo que iba a cambiar para siempre mi destino... si ese día yo hubiera ido a clase, yo hubiera aprendido algo seguramente provechoso y de gran peso para mi educación, sin embargo decidí no ir....

       El día, (mejor dicho la mañana) se me hizo eterna, no sabia que hacer a todo esto, en la calle aparecieron una manada de vacas (no me contéis porqué pero yo no los he vuelto a ver en esa calle nunca mas)... a lo que ibamos, aparecieron y con las vacas, el mal olor y las "mierdas de vaca"... eso me vino muy bien... y os preguntareis ¿Por qué...?... pues porque "esas mierdas" tenian que ver con la razón, por la que me piré mi primera clase...


      Si, amiguitos mios, si, me piré mi primera clase fue porque yo me había: "ca**do", si señores, tenia vergüenza de que todo el mundo lo oliera, "asiquen" hice novillos, cuando ni siquiera sabía lo que significaba la palabra "novillos", vamos para mas "inri" creo que yo no sabía (en esa época, ahora quizás si que sé un poquito) leer.

     Que marronazo (nunca mejor dicho)... yo ahí con mi "plasta", pesandome el cul* mas de lo habitual, las vacas por la calle, yo metido en un portal, donde unas personas mayores decían y comentaban lo mal que olía todo aquello (yo pensaba que se referían a mi, pero era obvio que se referían a las vacas).

       Que nadie me diga que esto no es "ucronico" porque lo es, imaginaos lo que yo hubiera aprendido en clase en vez de pirarme cuando no debía... seguramente llendo a clase la "señorita" me hubiera cambiado la "mier**" y no hubiera pasado nada, sin embargo yo me las piré; si señores tomé la decisión equivocada... ahora lo sé....

     Por cierto que no recuerdo ya como me quitaron la "mierda" de encima... lo haría mi madre supongo, porque yo como buen chico, fui a la salida de clase como si no hubiera hecho novillos.


       Por cierto, a partir de entonces, lo de hacerme "ca**" fue menos traumatico, y aprendí a controlar mis esfínteres mejor... algo debía ganar de todo el miedo y vergüenza que pase ese día.

1 comentario:

Anónimo dijo...

sin comentarios. Tú me entiendes...